Festividad de los Mayos

El árbol de mayo en un cuadro de Francisco de Goya.

La Festividad de los Mayos, también conocida como Los Mayos simplemente o como Fiestas de Mayo, es una fiesta popular de orígenes ancestrales.

Esta celebración primaveral generalmente se hacía coincidir con el primer domingo de dicho mes y tenía antiguamente connotaciones rituales totémicas a la divinidad primaveral o de los árboles, que se han ido perdiendo con el paso de los tiempos.

La celebración de las fiestas mayales es común en muchos países de Europa donde existen variantes similares de la misma festividad.

Los orígenes de esta fiesta se remontan a las antiguas civilizaciones de los fenicios y a los griegos que manifestaban su adoración a sus dioses y lo que estos significaban en fiestas conmemorativas de exaltación de acontecimientos que para aquellos hombres tenían trascendencia, tales como los cambios de estaciones. La fiesta mayumea fenicia exaltaba la primavera. Esas costumbres fueron asimiladas por nuevas civilizaciones prerromanas, como la celta. La festividad celta de Beltane marcaba el comienzo de la temporada de verano pastoral cuando las manadas de ganado se llevaban hacia los pastos de verano y a las tierras de pasto de las montañas. De ahí la adoración de los fenómenos terrenales: tierra, mar y aire. Una de las principales actividades de la festividad consistía en encender hogueras en las montañas y colinas con rituales y significados políticos.1

Esta tradición fue asimilada por los romanos en su adoración y culto a multitud de dioses. También asimilaron esta tradición mayumea en honor de la llegada de la primavera y de las primeras flores del año, el día que corresponde con el actual primer día de mayo. Todo poblado romano tenía además de los dioses oficiales los propios autóctonos. En Hispania se adoraba a la diosa Bona Dea, también llamada Maya, Maia o Fauna, diosa de la fertilidad en la mitología romana con la que se celebraba la llegada de la primavera. Seguramente esta tradición sufrió variaciones con la llegada de la civilización árabe a los campos de Castilla, como la manifestación en cantos o rondas a la persona amada.

El Cristianismo ha asimilado multitud de fiestas paganas que se profesaban con anterioridad a su implantación en fiestas religiosas. Así, en relación con la Fiesta de Mayo, surgieron celebraciones como la Cruz de Mayo, reemplazando el tótem sagrado por el símbolo cristiano. Asimismo, en otras variantes, se identifica esta celebración con la introducción de la veneración a la Virgen María.

En la península Ibérica se celebran en casi todas las regiones (tanto de España como de Portugal), siendo el principal hilo conductor el celebrarse a principios del mes de mayo o durante todo él. Generalmente suelen celebrarse la noche del 30 de abril al 1 de mayo en numerosos pueblos de la península Ibérica. La maya o el mayo es un tronco o palo alto (árbol de mayo) que se alza o se alzaba en algunas regiones de Europa, en la plaza o lugar público durante el mes de mayo y donde concurrían los mozos y mozas a divertirse con bailes y festejos. Los jóvenes competían por trepar por el árbol hasta llegar a la parte superior donde debían coger una bandera, mientras las muchachas les animaban desde abajo bailando y cantando en torno al árbol.

La tradición de los mayos está muy extendida en Castilla-La Mancha. En el municipio ciudadrealeño de Pedro Muñoz, cada año el 30 de abril el pueblo se reúne para cantarle los mayos a las damas del pueblo (elegidas año tras año) de casa en casa, y en ellas ofrecen comida y zurra para agradecerle la visita a los invitados, esto trata de conmemorar las antiguas rondas que hacían los mozos a las mozas antiguamente en la misma fecha. Al día siguiente se celebra un Festival Nacional de Mayos donde se puede apreciar bailes tradicionales, además que se celebra una degustación gastronómica. Los mayos de esta localidad están declaradas de interés turístico regional y atraen a muchos visitantes de toda España año tras año.

También en otros lugares de la provincia ciudadrealeña se interpretan los mayos, como en Campo de Criptana, donde en la noche del 30 de abril se cantan en primer lugar los mayos a la Santísima Virgen de Criptana, patrona de la villa, y seguidamente distintas bandas y agrupaciones recorren las calles del municipio cantando en distintos domicilios. Durante los siguientes fines de semana del mes de mayo, se seguirán cantando también a “las cruces de mayo” y a las distintos patronos de distintos gremios cuyas festividades se celebren en mayo, como es el caso de San Isidro y San Gregorio.

En la provincia de Cuenca son conocidos los mayos que se cantan en las localidades de Villamayor de Santiago, Palomares del Campo, Casas de Haro y Pozorrubio de Santiago.

En Villamayor de Santiago caída la tarde del 30 de abril los mozos salen a mayear, esto es, se dirigen a las casas de las jóvenes mozas del pueblo para escribir con pintura en la puerta de su casa piropos o dichos tradicionales. Éstas, al levantarse al día siguiente, ven los mensajes que los mozos han dejado en sus casas. A pesar de esto y con la inclusión de la mujer en la sociedad, también ellas salen a mayear a sus amigos. Mientras se dirigen a las casas, se cantan los mayos (dichos o estrofillas populares).

La patrona del pueblo, la Virgen de Magaceda permanece durante todo el año en su ermita situada a 7 km del pueblo. El día 1 de mayo para celebrar el mes de María o mes de las flores (mes de mayo), la imagen de la Virgen se traslada a Villamayor de Santiago donde todos los villamayorenses la reciben con gran devoción en el cuartel de la Guardia Civil. A continuación, se acude al parque municipal para realizar una actuación folclórica a cargo de la Asociación Musical Coros y Danzas Virgen de Magaceda en la que se interpretan jotas, seguidillas y otras canciones populares como homenaje de bienvenida a la patrona del pueblo. Terminada la actuación, los villamayorenses junto con su patrona acuden a la iglesia parroquial a rezar la primera flor y a cantar el mayo, el himno, la Salve y la jota a la reina de Villamayor, la Virgen de Magaceda. La Virgen permanecerá en el pueblo hasta el primer domingo de junio cuando regresará a su ermita después de haber realizado el fin de semana anterior su fiesta patronal con todo tipo de actos religiosos y culturales.

En Pozorrubio de Santiago el primer mayo se canta el día 30 de abril a las doce de la noche en la puerta de la iglesia y dirigiéndose a la Virgen María, solicitando su licencia para cantar los mayos. El segundo mayo se canta al párroco, el tercer mayo al Alcalde y el cuarto mayo al juez de paz. Después, todos los cantores se concentran en un bar y, allí mismo, acaban la fiesta. Antiguamente los mozos solían cantar los mayos a las jóvenes o doncellas que trataban pretender y se cantaban durante toda la noche, casa por casa y con una pintura de colores hacían una especie de ramo en la puerta, escribiendo lo que pretendían de la moza o quizá ensalzándola.

En Casas de Haro se tiene costumbre de cantar el mayo a la Virgen en las tres iglesias de la población, y una vez acabados los mayos con ese cariz religioso, se hace la ronda cantando el mayo a las muchachas, comenzando tradicionalmente en la casa de la autoridad del pueblo. Hace años, no era de extrañar encontrarse al día siguiente las macollas, ramos de trigo o flores con dulces entrelazados en la reja de las muchachas que hacían parte del cortejo del enamorado.

Se tienen noticias de celebraciones similares en Santa Cruz de la Zarza (Toledo) que tiene lugar en la actualidad la noche del 30 de abril. Las rondallas cantan el primer mayo a la Virgen del Rosario y después recorren el pueblo cantando y tocando instrumentos de pulso y púa: guitarras, laudes, bandurrias, etc. durante toda la tarde-noche, y todas las chicas reciben su mayo, dedicado por el novio, amigos, etc. Cada una de estas rondallas porta un farol que es una maqueta que representa a un personaje o figura alegórica de los acontecimientos de la vida social o política del momento. Antiguamente, los mozos salían a rondar por las calles del pueblo acompañados de un farol, debido a la carencia de iluminación y que les ayudaba en la interpretación musical. De ahí el nombre de farol que reciben las maquetas que portan en la actualidad. Algunas de las piezas que se cantan datan del siglo XVII. Esta fiesta está declarada como Fiesta de Interés Turístico Regional.2

En el pueblo de Totanés (Toledo), la madrugada del 30 de abril al 1 de mayo, los mozos del pueblo rondan a las chicas con la tradicional canción de los Mayos; existe otra canción popular, con la misma música y entonación que la de los mayos, que se conoce como canción de los sacramentos, con la que se sigue rondando a la joven. En esta canción se va haciendo un comentario amoroso a la joven tras cada sacramento, finalizando con la pedida de matrimonio.

En municipios como Piedrabuena se canta el mayo a la Virgen la noche del 30 de abril, donde se da la bienvenida al mes de mayo, y durante toda la madrugada y el día 1 de mayo se canta el “Mayo Ventanero”, tradicional canto de ronda a las solteras o casadas, acompañado de un dulce típico llamado hornazo. El día 2 de mayo continúan los mayos, esta vez a las cruces, así hasta la romería de la Sierra de la Cruz, que se celebra el primer domingo de mayo después del día de la Cruz, es decir, varía desde los días 4 de mayo hasta el 10. En ella se celebra la exaltación de la Santa Cruz, desde una sierra cercana al municipio, y allí también se canta el Mayo a la Cruz, y así se seguirá con San Isidro. Hace alrededor de una década que algún grupo de mayeros se animó también a cantar el Mayo a San Bartolomé (24 de agosto), lo que nos hace oír el mayo fuera de sus fechas típicas, pero con el mismo entusiasmo.

En otros lugares como Novés (Toledo), o Sienes o Palazuelos (Guadalajara) los jóvenes plantan un chopo, que recibe el nombre de mayo.

En la provincia de Guadalajara se celebra en Ablanque, municipio situado en el Parque natural del Alto Tajo, en Auñón, en Driebes y Fuentenovilla, municipios situados en la Alcarria, en Luzaga, perteneciente al antiguo Ducado de Medinaceli, en la comarca de la Serranía de Guadalajara y en El Cardoso de la Sierra, villa y cabeza del municipio del mismo nombre que está situado dentro del Parque natural de la Sierra Norte de Guadalajara, perteneciente a la antigua Comunidad y Tierra de Sepúlveda, en la comarca guadalajareña de la Serranía de Guadalajara.

En la provincia de Albacete tiene asimismo una importante repercusión, sobre todo en la capital (Noche de los Mayos en Albacete), la Sierra de Alcaraz y del Segura. Podemos destacar en esta última la festividad de los mayos que se celebra en la localidad de Vegallera, dentro del municipio de Molinicos. En la Comarca de La Manchuela, localidades como Motilleja, cuenta con una ronda tradicional que nunca ha dejado de celebrar esta festividad. La noche del 30 de abril sale a pedir licencia al Alcalde, más tarde se realiza una ronda por las calles, después, a la media noche, se canta el Mayo a la Virgen y para terminar se hace una chocolatada y se cantan seguidillas, fandangos y pasodobles en algún salón social. De antiguo el resto de la noche se dedicaba a rondar a las mozas. Este mayo de Motilleja quedó registrado en la Colección “La Tradición Musical en España” en su volúmen 30, grabado por la casa discográfica Tecnosaga.

FUENTE: https://es.wikipedia.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s