¿Hacia dónde caminan nuestras Hermandades?

Imagen relacionada

Desde mi experiencia cofrade, reflexiono sobre de dónde vienen y hacia dónde van nuestras Cofradías; y qué problemas entiendo que afectan más a nuestras asociaciones y que soluciones pueden ser aplicadas. Y aunque estos problemas no afectan a todas por igual; entiendo que es momento de preguntarse si en una ciudad de 18.396 habitantes, es necesaria la creación o admisión de nuevos colectivos cofrades; antes bien, entiendo que han de consolidarse algunas Cofradías que pasan por momentos difíciles, diluidas por el paso del tiempo y por carecer de interés para las nuevas generaciones cofrades.

Entrando a analizar la vida interna, si bien hay parcelas que funcionan de manera notable a sobresaliente, como la Caridad; encontramos casos donde los Cultos se ven disminuidos, hasta el punto de desnaturalizar el carácter recogido por algunas Cofradías en sus títulos o Estatutos, o ignorar irresponsablemente nuestra obligación de acudir a la Misa Dominical. En este caso, también contemplamos cultos llenos de contenido y riqueza litúrgica.

Y si hablamos de la formación, a mi juicio detectamos unas carencias que en algunos casos son graves; y que hace que siquiera algunos miembros de las juntas directivas, tampoco alcancen en ocasiones un nivel básico, conformándose con ofrecer a sus hermanos planes formativos ridículos en cantidad, parcos en calidad y asistemáticos. Demando en este aspecto el establecimiento obligatorio de que las Juntas de Directivas tengan que pasar por una buena formación Cristiana; y que los jóvenes cofrades tengan planes formativos adaptados a su edad y coordinados por personas preparadas.

Anhelo Juntas de Directiva, aunque afortunadamente algunas hay, que no se basen en la ley del mínimo esfuerzo, que no pierdan actividades que eran parte de su esencia y seña de identidad. Y que se acerquen nuevamente al cofrade, comprendiendo su necesidad; y recordando que nuestras Estaciones de Penitencia han de mirar mas por los cofrades de fila, para no provocar la pérdida de hermanos en las mismas.

Me temo que pronto tendremos carencias de personas que alcen de nuestros pasos, pasos que quedarán sin salir o lo harán a ruedas. Y es que no nos engañemos, el exceso de hermandades hacia el cual caminamos, no nos permite ver la realidad de que muchos cofrades Daimieleños lo son de varias hermandades, falseando ese total de hermanos del nomenclátor cofrade Daimieleño, que es mucho más bajo del que creemos. Por no hablar de la falta de compromiso de quienes abandonando puestos de responsabilidad, no cogen su vela y prefieren solicitar una vara presidencial o, peor aún, contemplar a su Cofradía desde el acerado de nuestra ciudad.

Trabajemos desde la base y la linea actual, de ver como nuestros jóvenes  hacen por la hermandad, limpiando enseres  y tronos, usan las redes y foros sociales cofrades; seamos Cofradías vivas todo el año, tengamos abiertas las casas de hermandad; no perdamos la esencia, no convirtamos este mundo mirando sólo al día de la estación de penitencia y jamás olvidemos de quienes nos precedieron en los buenos ejemplos; y a los hermanos a quien hemos de legar nuestras Cofradías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s