CAPUCHINOS

Sede Canónica: Santa María la Mayor.

Casa Hermandad: Situada en la calle San Juan, Nº41, donde se encuentra todos los enseres de la cofradía tronos estandartes etc.

Horario de Salida: 20:00 horas

Itinerario: Parroquia de Santa Maria la Mayor, Parterre, Gregorio Molinero, Plaza de Santa Maria, Arenas, Mártires, Plaza de España, General Espartero, José Ruiz de la Hermosa, Plaza de San Pedro, Alfonso XII, Monescillo, Prim, Plaza de San Antón, Mínimas, Mártires, Virgen de las Cruces, Parterre, Parroquia de Santa Maria la Mayor.

Lugares recomendados del itinerario: Salida y Entrada en la Parroquia de Santa María la Mayor, Calle Mínimas con Calle Mártires, que gracias a su bajada se aprecia todo el desfile procesional.

Nombre completo de la Hermandad: Cofradía de María Desolada, Hermandad del Silencio.

Fecha de Fundación: 26 de Abril de 1950

Numero de Hermanos: 705.

Pasos: Cristo de la Buena Muerte: Es este Cristo la primera de las imágenes que participa en el desfile procesional. Se trata de una imagen de Cristo muerto realizada por los talleres Garín en el año 1985, tallada en madera sin policromar. De estilizada figura es portada a hombros por los cofrades durante el desfile. En el año 2015 fue restaurado por la imaginera Esperanza Fernández Cañero. En 2016 se le hizo una nueva  Capilla/ Dosel de Tela, en colores rojo y negro, Galón Dorado, Piedra de Valdepeñas en el zócalo, instalación eléctrica, pintura y pulido de suelo.

Divino Niño de la Pasión: Encontramos en este paso, realizado por José Rivas en 1968, representa todos los atributos de la Pasión del Señor: corona de espinas, columna y azotes de la flagelación, cruz, clavos, esponja y la lanza, también componen el paso las treinta monedas de Judas, el gallo de la negación, jarro, palangana del lavatorio de las manos de Pilato, el velo de la Verónica, la Túnica sin costura y los dados que sirven para echarla a suertes, el martillo que introduce los clavos, la escalera y las tenazas del descendimiento de la cruz. La mayoría de estos elementos son citados en la narración neotestamentaria de la Pasión, aunque también los podemos encontrar en fuentes apócrifas El paso se abre con la figura de San Juan, al tiempo que los citados atributos se distribuyen a lo largo de lo que seria el calvario, rematado este con la cruz de Cristo y las de los dos ladrones. A los pies de ese calvario se sitúa el “Divino Niño de la Pasión”: con paño morado, prefiguración de la Pasión de Cristo. El trono fue reemplazado en el año 2000, coincidiendo con el cincuentenario de la fundación de la cofradía, siendo realizado este por Santos Pastor. En el año 2015 se estrena la nueva talla del “Divino Niño de la Pasión” obra del imaginero sevillano, José María Bernáldez. En 2018 se presenta la restauración de San Juan Apóstol, realizado en los talleres de las Hermanas Moreno Obra de Úbeda (Jaén).

María Desolada: Es esta la ultima de las Vírgenes que procesionan en la Semana Santa daimieleña. María Desolada es la única de las Vírgenes daimieleñas que es imagen de talla completa, aunque únicamente se encuentra policromadas la cabeza, manos y pies. A pesar de no ser una imagen de vestir luce un vestido negro bordado, del más riguroso luto por la muerte de su hijo. Va sobre trono de plata, realizado por los talleres Orovio de la Torre en el año 1996. La imagen del escultor José Rabasa Pérez, nos presenta a la Virgen como su advocación indica, con un rostro que no refleja sino desolación, la Virgen esta rota de dolor por la perdida del Hijo. Una escultura bellamente trabajada que pese a los dulces rasgos de la cara de la Virgen transmite a los fieles esa sensación de angustia y desolación. En el manto de la Virgen, de terciopelo negro, se representan bordadas estrellas, simbolizando a lo mártires. En septiembre de 1969 se realizó la adquisición de siete cruces penitenciales, que representan los siete dolores de la Virgen, que forman parte del desfile procesional. En el año 2013 es restaurada por la imaginera Esperanza Fernández Cañero, la imagen restaurada fue presentada por la Cofradía en el año 2014 en su Casa de Hermandad.

Indumentaria: Túnica de habito negro con botonadura negra, cordón blanco, capucha, llevando en la parte delantera la Cruz de Calatrava, guantes blancos, calzado negro, a ser posibles sandalias franciscanas, bordón de peregrino en la mano y medalla (Cruz de Calatrava y sobre ella un corazón atravesado por siete espadas, en la parte delantera y la Inscripción Hermandad del Silencio, Daimiel, en su parte trasera), con cordón o cinta negra y blanca.

Bordados y atributos de la Cofradía:

Bandera de la Cofradía: de 2001 por las Monjas Carmelitas, en terciopelo negro, bordada en hilo de oro la Corona de Reina, el Corazón atravesado por las siete espadas, la M de María, las Palmas del Martirio y exhornos florales y vegetales.

Palio: Terciopelo negro, en su laterales aparecen la Corona de la Virgen, estrellas bordadas en todo el palio y su interior bordada la Cruz de Calatrava.

Estandarte Local: Sobre tela blanca, Oleo de María Desolada y en todo su alrededor bordado en oro alegorías florales.

Estandarte Provincial: Sobre tela blanca, Oleo de María Desolada, acompañada bordado de oro, la Cruz de Calatrava, Cruz de Santiago y Ordenes Militares de la provincia, las tres Cruces del Calvario y exhorno florales.

Vuelta del Calvario: Sobre terciopelo negro una cruz en azul, en su centro oleo con las tres marías, la virgen María, María Cleofás y María Magdalena, y en alrededor bordado las tres cruces del calvario, columna y azotes, tenazas y martillo, escalera y bolsa con las 33 monedas, la corona de reina y las palmas del martirio.

Estandarte Guía: Sobre terciopelo negro Hermandad del Silencio, M de María, palmas del martirio y en el centro sobre hilo rojo la Cruz de Calatrava.

Estandarte 7 Dolores: Sobre terciopelo morado, incorporados siete oleos que corresponde cada uno a los siete dolores de la Virgen María.

Estandarte Niño Jesús: Sobre tela verde y terciopelo negro, oleo del Divino Niño de la Pasión con la Cruz del Martirio, acompañándole temas alegóricos de la pasión, como la esponja y la lanza, Cruz de Calatrava, dados, Corona de Espinas, y los 3 clavos.

Banderines de cerrar filas: 5, terciopelo negro, 3 bordados en hilo de oro la M de María y 2 bordado  la Cruz de Calatrava.

Banderín del Resucitado: Rectangular sobre tela blanca y roja, el rojo recoge símbolos papales y la inscripción Pax Vobis, en blanco la inscripción Aleluya Resucitó.

Estandarte de Abrir filas: Sobre tela negra, la inscripción María Desolada, con Corona de Reina, M de María, Palmas del Martirio, Ruega por nosotros todo en hilo de oro, ribeteados con flecos dorados.

Manto y vestido de María Desolada: Manto de 1956, en terciopelo negro, bordado en oro, integrado por Corona de Reina, Palmas del Martirio, M de María, la cual va insertada sobre la Cruz de Calatrava en paño rojo, el manto a su vez lleva incrustadas estrellas que representan los Mártires, en el filo del manto van bordados los Escudos de los municipios que eran cabeza de partido en la fecha de su elaboración, terminado en flecos dorados.

Presidente: Francisco Javier Prado García Madrid.

Hermanos Mayores: Don José Núñez de Arenas Díaz del Campo y Doña Josefa Córdoba Córdoba.

Acompañamiento musical: Banda Municipal de Música de Daimiel.

Composiciones musicales:“Capuchinos”, de D. Evelio Alonso Jr. “Cristo de la Buena Muerte”, de D. Pedro Francisco Sánchez-Valdepeñas Pozo.

Forma de portar los tronos: Cristo de la Buena Muerte, directamente a un hombro sin trono por 5 Hermanos, el relevo que acompaña al Cristo a su alrededor, portan 5 hachones de madera con cera liquida; El Trono del Divino Niño de la Pasión y el de Maria Desolada, van empujados sobre tronos de madera y de plata, respectivamente, a ruedas por 4 hermanos cada uno y sus respectivos relevos.

Asistencia social: La Hermandad participa en el Torneo solidario de fútbol sala que Organiza la Cofradía de los moraos y hace unos años hicieron un roscón solidario para 2.200 comensales lo recaudado fue destinado a Cáritas. Tienen niños apadrinados ayudan a los misioneros de la localidad contribuyendo así al desarrollo de las personas en los países en vías de desarrollo. Además  de colaborar con cuantas iniciativas parroquiales e interparroquiales se celebran en la localidad y participo en la construcción del Centro de Pastoral Josefinas de Daimiel y en cuantas obras y acciones es solicitada su ayuda.

Historia: La historia de esta hermandad es relativamente reciente, ya que se funda el 26 de abril de 1950 en la Sacristía de la Iglesia Parroquia de Santa María la Mayor por un grupo de feligreses (51 hermanos y 25 hermanas), así como, del párroco de la misma Don Audaz Serrano de la Cruz, aunque se sabe que comenzó a desfilar en 1940. Nace bajo la advocación de Nuestra Madre María Desolada. En sus comienzos se trataba de acompañar en silencio a la Virgen Desolada de su vuelta del Calvario, por lo que esta cofradía también se llamo Hermandad del Silencio. Se funda sin imagen, procesionado el primer año con la Virgen de los Dolores, perteneciente a la Hermandad de las Servitas, que actualmente esta fusionada con la cofradía del Santísimo. Cristo de la Expiración. En el año 1952 se adquiere la actual imagen de la titular obra del escultor Don José Rabasa Pérez. Su desfile procesional se realiza en la tarde noche del Sábado Santo desde la parroquia de Sta. María la Mayor, acompañando a los pasos de: “El Cristo de la Buena Muerte”, “Calvario” y María Desolada. Durante el recorrido se meditan los “Siete Dolores de la Virgen” representados por siete pesadas Cruces Penitenciales portadas a hombros por el mismo numero de cofrades. Sus estatutos están fechados en 1958 y en 1966 es reconocida como Hermandad Provincial. En 2011 los estatutos se actualizaron. Como dato anecdótico, cabe señalar que los anteriores Reyes de España pertenecen a la Junta de Honor de esta Hermandad como Presidente y Camarera de Honor.