DICCIONARIO NAZARENO

Abarcón: Pieza habitualmente hecha de hierro que se encuentra fijada a las andas y que se utiliza para sujetar los banzos durante el desfile procesional.

Andas: Estructura de madera sobre la que se sitúa la imagen para salir en procesión. Suelen llevar numerosos adornos para dar más esplendor al conjunto.

Bailar el paso: Forma característica de llevar el paso en la que se aumenta la cadencia del ritmo, al mismo tiempo que se marcan con más fuerza los movimientos del paso. Es un recurso que utilizan los banceros para significar que en ese momento la hermandad está viviendo un momento especial. Suele ser acompañado por la interpretación de una marcha procesional acompasada al este ritmo especial.

Banzo: Palo largo de madera que sujeto a las andas, por medio de los abarcones, sirve para que los banceros carguen sobre sus hombros el paso. Últimamente, la madera se está sustituyendo por el aluminio o madera laminada.

Borriqueta: Soporte de cuatro patas realizado en madera y que las hermandades emplean para apoyar el paso. Su utilización más popular es durante el descanso en la Plaza de España.

Camarera: Hermana que se encarga de mantener en perfecto estado a las imágenes durante todo el año y especialmente para el desfile. Son funciones de las camareras la limpieza de las imágenes, así como vestirlas y adornarlas.

Capa: Prenda de vestir que utilizan para ser más fácilmente reconocibles los nazarenos que desarrollan alguna responsabilidad dentro del desfile procesional.

Capataz de banceros: Nazareno que es el máximo responsable del paso durante la procesión. Puesto de mucha importancia, ya que de él depende el ritmo de avance de la hermandad durante el desfile procesional. Para acceder a este puesto se requiere conocer perfectamente el recorrido y haber sido antes bancero. En muchas hermandades se elige por votación entre los banceros pagando la media de la subasta de todos los banzos.

Capuz: Prenda de tela que, debidamente armada sobre un cartón de forma cónica, se sitúa sobre la cabeza, cayendo por su parte delantera hasta por debajo de la cintura, tapándole por completo la cara al nazareno. -De esta forma mantiene su anonimato durante la procesión. En Daimiel está muy mal visto desfilar con el capuz levantado-. A la altura de los ojos se le hacen dos orificios para que el nazareno pueda ver, y a la altura del pecho lleva prendido el escudo de la hermandad. Su color varía, siendo, junto con la túnica, uno de los signos diferenciadores de las hermandades.

Cena o comida de hermandad: Episodio de la hermandad por la que sus miembros se reúnen para celebrar una cena o comida fraternal, siendo éste uno de los principales actos de convivencia de las hermandades. En el mismo sentido hay otras variantes como la “cena o comida de banceros” o de “puesta o quita de andas”.

Cereros: Nazarenos cuya función principal es repartir y mantener encendidas las velas en las tulipas de los nazarenos durante todo el recorrido procesional. Además son los encargados de apoyar a los responsables del desfile de la hermandad, teniendo que estar siempre atentos a sus indicaciones.

Cetro: Vara metálica rematada generalmente por un símbolo característico de la hermandad, generalmente una figura o el escudo de la hermandad. Lo suelen llevar, como signo de distinción y autoridad, los hermanos mayores, componentes de la junta de diputación de la hermandad, capataces de banceros, representantes en la Junta de Cofradías… El cetro del representante se diferencia en que su remate es el emblema de la Junta de Cofradías.

Cierre: Se denomina así a los nazarenos situados al final del desfile de cada hermandad.

Cordones: Cordón de seda trenzado adornado con borlas de lana. Se utiliza para ceñirse la túnica a la cintura y forma parte de la indumentaria de la hermandad.

Escudo: Es el emblema que identifica a cada hermandad. Se lleva prendido en el capuz a la altura del pecho.

Fajín: Trozo de tela de entre doce y quince centímetros de anchura que se sitúa por encima de la túnica a la altura de la cintura y que sirve, al igual que los cordones, para ajustar la túnica al cuerpo.

Faroles-estandartes: Enseres de ornamento que acompañan generalmente al guión en la cabecera del desfile procesional de cada hermandad.

Guantes: Elemento de uso obligatorio, constituyen el complemento a la vestimenta de los nazarenos. Generalmente son de color blanco, aunque hay hermandades que los llevan negros o morados.

Guión: Es la enseña representativa de cada hermandad y preside todos los actos importantes de la hermandad. En la procesión se sitúa en la cabecera del desfile de su hermandad junto con los estandartes y faroles.

Hachón: Vela de cera especialmente grande tanto en grosor como en tamaño. Lo portan nazarenos que realizan funciones de acompañamiento o los que se sitúan en el final de la hermandad. También reciben este nombre los elementos de alumbrado de algunas que simulan estos grandes velones y que cambian la cera por un carburante que hace más difícil que el viento los apague.

Hermandad: La definición exacta de hermandad es una agrupación pública de fieles. Su objetivo principal es procesionar formando parte de la gran catequesis urbana que es la Semana Santa daimieleña. De igual forma las hermandades deben rendir culto al Misterio que representan sus sagradas imágenes dentro de la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Hermano Mayor: Es el cargo de máximo honor e importancia para un nazareno dentro su hermandad. Generalmente se accede a este puesto por antigüedad, aunque hay hermandades que utilizan otros sistemas. Si bien es considerado como la máxima autoridad durante el año que dura su nombramiento.

Horquilla: Utensilio de madera de forma cilíndrica alargada, que sirve de ayuda en el caminar de los banceros. Su parte superior está rematada por una pieza metálica en forma de “U” que sirve para que apoye y se sujete el banzo en las breves paradas que realiza el paso para que descansen los banceros durante el desfile procesional. Su brusco impacto contra el suelo produce uno de los sonidos más característicos de nuestra Semana Santa.

Nazareno: Es la persona que, debidamente uniformado, participa en el desfile procesional de su hermandad.

Nuncio: Es la persona encargada de atender las necesidades que le puedan surgir a la hermandad durante el desfile. Es decir una especie de “chico de los recados”. En la Junta de Cofradías esta persona es la que se encarga de abrir y cerrar las distintas dependencias para que puedan ser utilizadas por las hermandades y también de repartir las citaciones a los miembros.

Palio: Especie de dosel que apoya sobre unas varas metálicas, profusamente adornadas, y sujetas a las andas, bajo el cual se sitúan las imágenes para salir en procesión.

Paso: Realmente en Daimiel se denomina “paso” al conjunto que forman las sagradas imágenes que procesionan una vez que se encuentran desfilando en procesión encima de sus andas y portadas por sus banceros. Pero también se utiliza esta expresión para referirnos a las imágenes una vez están situadas en sus capillas o en sus altares de cultos.

Penitente: Nazareno que efectúa el desfile procesional orando inmediatamente detrás del paso. Son fácilmente identificables porque llevan el capuz sin armazón; generalmente no guardan la indumentaria de la hermandad y portan una vela, pudiendo ir descalzos; arrastrando cadenas o practicando cualquier otro rito o signo penitencial. Suelen ser, mayoritariamente, mujeres que han realizado alguna promesa o que tienen una especial devoción por la Sagrada Imagen tras la que desfilan. También los hay que cargan una cruz, en estos casos, y también de forma mayoritaria, suelen ser hombres.

Procesión: Conjunto de hermandades que, debidamente ordenadas y organizadas, desfilan por las calles de Daimiel conmemorando y rememorando los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

Puesta en andas: Acto de la hermandad en el que se procede a colocar la imagen o imágenes encima de las andas y a preparar el paso para procesionar.

Representante: Es uno de los puestos o cargos más importantes de una hermandad, ya que en esa persona recae la responsabilidad de representar a su hermandad en la Junta de Cofradías y de ser el nexo de unión entre las dos instituciones. De su “buen hacer” y su coordinación entre todos los que participan en un desfile procesional depende que todo funcione tal y como se tiene dispuesto.

Rosario: Utensilio propio de la oración que algunas hermandades tienen como parte de su indumentaria. Normalmente se anuda sujetándolo a los cordones.

Samaritana: Niña que desfila en la hermandad, generalmente delante del paso, pero lo suficientemente lejos para no estorbar en su avance, y que va ataviada con los ropajes de la época. Tienen un caminar especial, dan un paso con un pie y a continuación adelantan el otro hasta la altura del primero; a continuación se invierte el orden y así sucesivamente.

S.P.Q.R.: (“Senatus Populus Que Romanus” -El senado y el pueblo de Roma-) Son las siglas que aparecen representadas en muchos de los estandartes de las hermandades que desfilan en Daimiel. Corresponden a las que llevaban las legiones romanas en tiempos de Cristo en sus enseñas.

Subasta: Es uno de los aspectos más característicos de la Semana Santa daimieleña. Consiste en una puja al alza para hacerse con puestos relevantes en el desfile procesioal de cada hermandad. Este acto suele ser el que más expectación tiene de todos los que celebran las hermandades, el ambiente distendido y las situaciones que se producen se prestan a ello. Son objeto de subasta: los banzos; los distintos portadores de los enseres de la hermandad -guión, estandartes, faroles, libro de estatutos, hachones…-; en algunas hermandades los Hermanos Mayores o alguno de ellos, tanto infantiles como de mayores; también, sólo en algunas hermandades, el jefe de banceros.

Zapato negro: Dentro del uniforme, el calzado obligatorio, cualquiera que sea la función del nazareno en la procesión, debe ser preferentemente de estilo clásico, y siempre de color negro.

Anuncios