Ramón Galiana Sanchez Valdepeñas nombrado Presidente de la Junta de Hermandades

En reunión,celebrada por la Comisión Permanente de la Junta de Hermandades el 18 de Junio del 2012, en los salones del Centro Pastoral Josefinas, bajo la presidencia de D. Manuel Aguirre, como comisario de dicha junta, y la asistencia de todos los representantes de las Hermandades y cofradías, se acuerda por unanimidad nombrar Presidente de la Junta de Hermandades a D. Ramón Galiana Sanchez Valdepeñas, así como citar a la Asamblea Plenaria de la Junta de Hermandades para que ratifiquen dicho cargo. Celebrándose la reunión el 5 de Julio del 2012, acordando por unanimidad el nombramiento de presidente.

Organigrama

JUNTA DIRECTIVA

PRESIDENTE D. Ramón Galiana Sanchez Valdepeñas

SECRETARIO D. Jose Torres Rengel

TESORERO D. Miguel Ángel Naranjo Martin de Almagro

VICETESORERA Dª Maria de las Cruces Espinosa Astilleros

ASAMBLEA PLENARIA

Rpte. COFRADÍA ENTRADA DE JESÚS EN JERUSALÉN

Dª Veronica Rodriguez-Bobada Pozuelo

Rpte. ARCHICOFRADÍA DE LA PASIÓN

Francisco Martín-Portugués

Rpte. REAL E ILUSTRE HERMANDAD SACRAMENTAL DEL SANTÍSIMO CRISTO DEL CONSUELO

D. Alberto Honrado 

Rpte. COFRADÍA SANTÍSIMO CRISTO DE LA COLUMNA Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA AMARGURA

D.Manuel Aguirre de la Flor

Rpte. COFRADÍA NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO

D.Andres Marquez Reguillos D. Jesús Fco. Ruiz de la Hermosa Sanchez-C.

Rpte. COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA ESPIRACIÓN Y NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES

Vicente Moreno Córdoba D. Jose Luis Rivero Rubio

Rpte. HERMANDAD SANTÍSIMO CRISTO DEL SEPULCRO

Marcelino Ruiz de la Hermosa Gomez-C

Rpte. COFRADÍA DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD

Juan Alberto Rodriguez Peral D. Jesus Pio Córdoba

Rpte. COFRADÍA MARÍA DESOLADA REINA DE LOS MÁRTIRES HERMANDAD PROVINCIAL DEL SILENCIO D.Amalio Cordoba Martín Gil D.Francisco Javier Prado García Madrid

Rpte. CONSEJO PARROQUIAL SANTA MARÍA

Dª Valentina Isabel Vazquez de Agredos

Rpte. CONSEJO PARROQUIAL SAN PEDRO APÓSTOL D. Pedro Gonzalez Mohino Hidalgo

Rpte. Excm. Ayuntamiento concejal de cultura

Dª Lourdes Cencerrado

CONSILIARIO SACERDOTE

Eulalio Asensio Lopez

contacta con la Junta de Hermandades

Si quieres contactar con la Junta de Hermandades de Semana Santa de Daimiel lo puedas hacer a través del apartado de correos Nº 36 13250 Daimiel o en la dirección C/ Estación Nº 8 Daimiel (Ciudad Real).

DE COMISIÓN PRO-SEMANA SANTA A JUNTA DE HERMANDADES

Agradecemos a D. Manuel S. Barrajón su buena disposición para plasmar en un artículo la historia y los pasos dados para pasar de “Comisión Pro- Semana Santa” a “Junta de Hermandades de Semana Santa de Daimiel”. Las fotografías han sido cedidas por D. Jesús Mª Cencerrado.
DE COMISIÓN PRO-SEMANA SANTA A JUNTA DE HERMANDADES La guerra civil supuso el enaltecimiento de la barbarie en detrimento de la razón y la convivencia, y entre las numerosas sinrazones estuvo la destrucción del rico patrimonio artístico de la Semana Santa Daimieleña.

Con el fin de recuperar lo perdido y restañar heridas que nunca debieron producirse, se crea la COMISIÓN PRO-SEMANA SANTA promovida por personas entusiastas que, con generosidad y entrega, buscaron medios de apoyo y aportes económicos para devolver al pueblo de Daimiel lo que se había perdido o deteriorado. Y en esta labor encontraron la inestimable colaboración de D. Bernardo Fisac Martín de Bandujo, que de su peculio particular sufragó la restauración y la adquisición de nuevas imágenes y tronos.

La Comisión Pro-Semana Santa la componían todas las Cofradías y Hermandades Pasionarias y de ella también formaban parte los Párrocos de Santa María la Mayor y San Pedro Apóstol, así como un concejal del Ayuntamiento.

La labor que realizó esta Comisión fue importantísima, pues con su trabajo se logró que la Semana Santa Daimieleña recuperara su esplendor artístico y patrimonial y, lo que es más importante, contribuyó a acrecentar el espíritu cristiano de los daimieleños.Si tuviésemos que destacar algo fundamental en el trabajo y funcionamiento de la Comisión, sería que su quehacer no venía regulado por unos estatutos que recogiesen sus objetivos y procedimentos de actuación para llevarlos a cabo.

Esta circunstancia, que no es baladí, todavía engrandece más su labor. Sin estatutos que aplicar, sin normas que seguir, hicieron de la voluntad común de todos sus componentes el logro importante de recuperar y consolidar la Semana Santa de nuestro pueblo.Las responsabilidades de trabajo en la Comisión, se distribuían de la siguiente manera:_ Presidente: el del Santísimo Cristo del Sepulcro (negros), por ser considerada como la oficial de Semana Santa.

_ Vice-presidente: el de Nuestro Padre Jesús Nazareno (moraos).

_ Secretario: el del Santísimo Cristo de la Columna (coloraos).

_ Tesorero: el del Santísimo Cristo de la Expiración (blancos).

_ Vocales: los representantes de las demás Hermandades y Cofradías.

Esta composición de facto varió en una sola ocasión, y por poco tiempo, al principio de los años 60; el presidente de los “blancos”, D. Joaquín Vargas, ocupó la presidencia de la Comisión.

Esta estructura y forma de trabajar, con una Comisión que lo venía realizando realmente bien y que había procurado fondos económicos importantes a través de la venta de boletos en los bares, mientras fueron permitidos, necesitaba adecuarse y constituirse de manera formal a través de unos estatutos. Había que dotar a la Comisión de personalidad jurídica propia y ser reconocida por la jerarquía eclesiástica.

En el año 1.978, se produce un relevo en la presidencia de los negros y, como consecuencia, también en la de la Comisión Pro-Semana Santa. Una de la metas prioritarias que se fijan es dotar a la Comisión de unos estatutos. Se piden a distintas juntas de cofradías que estaban implantadas en otros lugares, tales como Sevilla, Cuenca, Valladolid…los estatutos por los que se regían y sirviéndonos como modelo, y con la aportación de todas las Cofradías y Hermandades de Daimiel, se redactaron unos Estatutos que fueron aprobados por el Obispado a principio de los años 80.

Con estos Estatutos nace la JUNTA DE HERMANDADES DE SEMANA SANTA que, manteniendo el espíritu de la Comisión predente, vino a dar respuesta a las necesidades que, como asociación al servicio de la Iglesia y de la Semana Santa de Daimiel debe prestar.

Desde entonces ha habido alguna que otra modificación de los Estatutos para adecuarlos a un tiempo cambiante cada vez con mayor rapidez. Varios han sido sus Presidentes y su miembros han sido renovados cuando así lo han estimado las distintas Cofradías a las que representan.

La dedicación, entrega, ilusión, esfuerzo y espíritu siempre ha sido el mismo, e idéntico el objetivo último: Propagar el mensaje de Jesús a través de su Pasíon, Muerte y sobre todo de su Resurrección.

Colaboraciones

Saludo de nuestro Consiliario, D. Eulalio Asensio

Sentido de Semana Santa

Eulalio Asensio López
Consiliario de la Junta de Hermandades de Semana Santa de Daimiel

Con mucho gusto accedo a ello y la verdad es que cuesta escribir en otoño sobre la Semana Santa Cuando llevamos un mes del inicio de curso. Y todavía no ha llegado la Navidad, ya las Hermandades y Cofradías, piensan en la Semana Santa Y es que esta no se improvisa en Daimiel.

Todo se prepara y todo se piensa. Podría parecer una perogrullada hablar del sentido cristiano de la Semana Santa en el otoño. Pero no cabe duda que, aunque se mantenga el nombre, Semana Santa, para no pocos va perdiendo su sentido originario y propio.

Para muchos es tiempo de vacaciones de primavera. Para otros, esta semana se identifica con las procesiones. Y, a tenor por la participación a los actos litúrgicos en estos días, también son muchos los que la entienden y viven desde su sentido original.

Esta semana es la más importante del año para todo cristiano y para la comunidad cristiana.

Es santa, antes de nada, porque ha sido santificada por los acontecimientos que en estos días se conmemoran en la liturgia: la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Ellas son la prueba definitiva del amor de Dios a los hombres, manifestado en la entrega total. Cristo nos redime así del pecado y de la muerte, y nos devuelve la vida de comunión con Dios y con los hombres: “muriendo destruyó el pecado y la muerte y resucitando restauró la vida”.

Este misterio de amor se hace actual en la liturgia del Triduo pascual, que va desde la tarde del Jueves Santo al Domingo de Pascua. Para poder entrar de lleno en el misterio del amor misericordioso de Dios, el cristiano debe celebrarla con verdadero espíritu de fe y con recogimiento interior participando plenamente y debidamente preparado.

El creyente no puede limitarse a participar en las procesiones. El Triduo pascual es el corazón de la fe, de la vida cristiana y de la liturgia; pero también de las cofradías y de los desfiles procesionales, que ponen imágenes, silencios y música a los momentos más decisivos de la vida del Nazareno. Las procesiones, si son verdaderas, son la prolongación de lo que en la liturgia se celebra.

En la liturgia tienen su fuente; separadas de ella pierden su sentido, su nervio y su vitalidad, y quedan reducidas, en el mejor de los casos, a mera tradición sin vida o mera evocación sentimental de unos hechos del pasado. Sin la fe cristiana, la Semana Santa no tiene sentido ni espíritu; y sin la liturgia carece de su manantial de vida.

Os animo, a ir cambiando el sentido de la Semana Santa, ya que si sólo se entendiera como algo cultural, separada del misterio, carecería de sentido, pues la Semana Santa es la fiesta en la que recordamos que Jesús dio la vida para que nosotros tuviéramos la VIDA. Por eso, os invito vivir con verdadero espíritu cristiano cada Semana Santa en la liturgia y en todas las procesiones.