ORÍGENES

La Semana Santa, tal y como hoy la conocemos, tiene sus antecedentes mas remotos en las predicaciones en torno a la penitencia que debían celebrar los cristianos para conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

Hasta el siglo XII estas predicaciones eran realizadas por frailes y monjes, para adoctrinar al fiel, pero a lo largo de la Edad Media los laicos irán reclamando una participación mas directa en las manifestaciones religiosas.

Demandan una vida penitencial mas profunda, y es este el motivo por el que empiezan a surgir las primeras cofradías, que siglos mas tarde serán el principal vehículo de propagación y difusión de la Semana Santa.

Las primeras cofradías de las que se tiene noticia nacen con un doble carácter gremial y religioso-benéfico. Estimologicamente la palabra “cofradía”, proviene del latín “cum”(con) y “fraternitas”, (fraternidad o hermandad).

En su origen, se trato de una confederación de personas unidas para defenderse de otras instituciones sociales mas poderosas, generalmente se reunía la gente con el mismo oficio.

Estas cofradías rendían culto al patrón que ellos elegían, que mejor respondía a su profesión, y el día de su conmemoración celebraban la fiesta con actos religiosos y ludicos.

Las cofradías en su vertiente gremial tenían una organización de ayuda y asilo a sus integrantes.

En su vertiente devocional demandaban una mayor participación en la vida religiosa de la ciudad, de aquí que empiecen a integrarse en las mismas todas las clases populares, como germen de las actuales.

Anuncios