Pregón de Semana Santa de Daimiel 2017

PREGÓN S SANTA (10)

El obispo invita a los daimieleños a celebrar “la semana del amor” durante el pregón de Semana Santa

El pregón del obispo de la Diócesis de Ciudad Real, Gerardo Melgar, ha abierto este sábado la celebración de la Semana Santa daimieleña. Un discurso en el que invitó a los daimieleños a celebrar y vivir “la semana del amor”, porque como indicó Melgar: “por amor a la voluntad del padre, Cristo se entregó hasta la muerte y como por amor a nosotros fue capaz de dar hasta la última gota de su sangre, muriendo para que tuviéramos vida eterna”.
 
El obispo señaló que para los pueblos y ciudades de Ciudad Real “la Semana Santa es la máxima manifestación pública de la fe”, por lo que pidió a los presentes que la vivieran desde ese significado cristiano que debe tener. “Estamos celebrando los acontecimientos más importantes de la vida de Cristo, su muerte y resurrección, sin la cual nuestra salvación y nuestro seguimiento no tendría sentido”, subrayó el obispo.
 
Un pregón que aseguró ser el punto de arranque y una declaración de intenciones de lo que debe ser la Semana Santa. En este sentido confesó que para él tiene “una fuerte significación religiosa”. Comenzó destacando el papel de la Virgen María ante la Pasión de Cristo y como telón de inicio recitó un poema de Gabriela Mistral con el que quiso introducir a los presentes en el misterio del juicio, condena, muerte y resurrección de Cristo.
 
Melgar ha seguido la estela de los dos obispos eméritos de la Diócesis, Rafael Torija y Antonio Algora, que ya pregonaron la Semana Santa de Daimiel en 1984 y 2004, justo cuando se cumplía un año de su nombramiento como máximo representante de la iglesia en la provincia. Aunque admitió no conocer como se celebra la Semana de Pasión en la localidad, subrayó que “Daimiel es un pueblo con una devoción especial y lleno de raíces cristianas, donde para sus gentes, la Semana Santa es algo importante”.
 
Por último, destacó el papel de la familia como “pilar fundamental de donde todos hemos mamado la Semana Santa y donde hemos dado nuestros primeros pasos cristianos”. Punto en el que ha recordado el carácter “entrañable” de ciertas escenas durante una procesión en las que una madre explica a su hijo el significado de un paso o de otro.
 
La iglesia de Santa María estuvo repleta de fieles que atendieron a las palabras del obispo. Más de medio millar de personas en esta cita celebrada en la iglesia de Santa María, entre ellos el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, varios miembros de la Corporación Municipal, el presidente de la Junta de Hermandades, Ramón Galiana, y una amplia representación de todas las hermandades y cofradías de Pasión daimieleñas.

Pregón de Semana Santa de Daimiel 2016

Resultado de imagen de pregon semana santa de daimiel 2016

Manuel Barrajón en Daimiel: la Semana Santa como prólogo de alegría y de vida

Una Semana Santa como prólogo de alegría y de vida. Alejada de la tragedia y de aquellos que hacen liturgia de la muerte. Ese mensaje optimista y lleno de “esperanza, vida y salvación”, no solo sirvió para dar comienzo al pregón de la Semana Santa en Daimiel, también fue su hilo conductor. Su autor, Manuel Barrajón, quiso pregonar en la noche del sábado el mensaje de que la Semana de Pasión también es de muerte, pero, “de una muerte que es semilla de aliento y de vida”. Todo ello, en una abarrotada parroquia de San Pedro, que minutos antes fue testigo de un concierto en el que la Banda Municipal de Música interpretó algunas de las marchas procesionales más características de estos días.

Una velada de la que fueron testigos en primera línea el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, el resto de la corporación Municipal, el presidente de la Junta de Hermandades, Ramón Galiana, otros representantes de la Junta, los párrocos y sacerdotes de las parroquias de Santa María la Mayor y San Pedro Apóstol, los presidentes de las Juntas Directivas de todas las Hermandades y Cofradías de la localidad y los centenares de fieles que durante más de una hora fueron partícipes de la ceremonia.

El minucioso recorrido que Barrajón realizó por los días, tradiciones y sentimientos que componen la Semana de Pasión en la localidad comenzó con el Domingo de Ramos, un día en el que, aseguró, “es el Daimiel inocente el que da la bienvenida a Jesús de Nazaret con cantos esperanzados. Los niños no entienden de traiciones y gritan como nadie un Hosanna sincero”. De este modo, el pregonero quiso poner en valor el papel que juegan los niños en la Semana Santa, una tradición que ha sido transmitida de generación en generación y que dota a Daimiel de un sentimiento y unas costumbres que lo hacen único. Un mensaje de reivindicación que no es nuevo en Barrajón ya que hay que recordar que a finales de los 70, cuando el daimieleño presidió la ‘Comisión pro Semana Santa’, germen de la actual Junta de Hermandades, fue cuando se fraguó el reconocimiento de Interés Turístico Regional del que goza la Semana Santa daimieleña desde 2002.

Manuel Barrajón, miembro y ex presidente de la Cofradía del Santo Sepulcro, y hermano de la Hermandad del Cristo del Consuelo, de Nuestro Padre Jesús Nazareno (Moraos) y del Cristo de la Expiración (Blancos), continuó su viaje por la Semana Santa daimieleña haciendo una parada en el Martes Santo, en la Archicofradía de la Pasión y, muy especialmente, en los Padres Pasionistas que “con la sangre de sus mártires han marcado un hito en la historia viva de Daimiel desde hace siglos”.

Hubo tiempo y entrañables recuerdos para el Cristo del Consuelo y especial sensibilidad para hablar del Jueves Santo en la localidad, y del mensaje de “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”, que llevan por bandera los hermanos de Los Coloraos “que cada Jueves Santo se congregan en los jardines de San Pedro para acompañar a El Salvador en su soledad y estar con él amarrados a la columna”.

El pregonero destacó el madrugador Viernes Santo que se vive en Daimiel, cargado de “coronas de espinas y mantos púrpuras”. Un día en el que, aseguró, “Daimiel se tiñe de morado y el silencio y las lágrimas destilan mientras la banda de música interpreta ‘El Niño Perdido’, con el primer rayo de luz”. Una jornada que continúa con Los Blancos, que “acompañan a Juan y a María para que no esté sola”; y que finalmente termina con una mezcla de tristeza y esperanza, ya caída la noche.

El Sábado Santo, destacó Barrajón, “la tristeza se hace densa pero María nos muestra que la esperanza y la salvación llega a todos”. Esos Capuchinos, explicó el que también fuera durante más de treinta años director del Colegio Público Infante Don Felipe, dan paso al Domingo de Resurrección, un día, concluyó, en el que el mensaje principal del pregón de la Semana Santa 2016 vuelve a cobrar vida porque “los daimieleños acompañan a Cristo en su júbilo”.

Pregón de Semana Santa de Daimiel 2015

Resultado de imagen de pregon semana santa de daimiel 2015

La fe, las tradiciones y los recuerdos se unen en el Pregón de Sacramento Calderón Rodríguez de Guzmán

Sin huecos libres en el interior de Ia iglesia de Santa María La Mayor, más de medio millar de daimieleños y por ende, fieles y cofrades, asistieron el sábado por la noche al Pregón de la Semana Santa de Daimiel 2015 a cargo de Sacramento Calderón Rodríguez de Guzmán, Reverenda Madre Superiora General de la Institución Calasancia Hijas de la Divina Pastora. Religiosa y daimieleña, que tal y como anunciaba el presidente de la Junta de Hermandades, Ramón Galiana, ha hecho gala de su “oratoria exquisita”, con un pregón basado en la fe, en Jesucristo y en sus recuerdos de la Semana Santa en Daimiel.

Para la ocasión, una parroquia repleta. En los primeros bancos, el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, el consiliario y el presidente de la Junta de Hermandades, Eulalio Asensio y Ramón Galiana, respectivamente, junto con otras autoridades eclesiásticas, cofrades y miembros de la Corporación Municipal.

El acto inauguró oficialmente la Semana Santa en Daimiel. “Sobre todo, he querido hacerles llegar que en estos días vamos a asistir a los acontecimientos más importantes de nuestra fe, y que celebrar y participar en la Semana Santa compromete de alguna manera nuestra vida”, comentaba desde el púlpito la pregonera. En este punto, Calderón insistió en que “aquellos que celebramos la Semana Santa debemos también acompañar el sufrimiento de los hombres y mujeres de hoy en día, al igual que contemplamos el padecimiento de Jesucristo en las calles, Señor Jesús que continúa sufriendo en nuestro mundo”, concretaba la religiosa, explicando la esencia de su pregón.

Alrededor de 45 minutos de pregón en el que la Rda. Madre también recordaba su infancia en Daimiel y los años en los que ha disfrutado de la Semana Santa en su pueblo, de los cuales, decía, guarda un recuerdo “excelente”. En este sentido, Calderón afirmaba que ella siempre dice que en la opción que tomó en su vida de entrega a Dios, la Semana Santa también tuvo que ver. Por otro lado, reseñó que aún se estremece recordando el silencio de la Semana Santa daimieleña, y “cómo dicha semana acaparaba la vida central de todo un pueblo”, aseguraba la Rda. Madre. Recuerdos que detalló desde el púlpito de Santa María y donde las rosquillas, las flores y los encuentros con la familia también forman parte de sus reminiscencias de Daimiel.

Un pregón que logró atraer la atención de la multitud reunida en el templo, en el que tampoco han faltado los agradecimientos a las diferentes autoridades eclesiásticas en Daimiel, políticas, cofrades, a su familia de sangre y a sus compañeras de congregación, las religiosas calasancias “Hijas de la Divina Pastora”, para las cuales tuvo palabras afectivas. Asimismo, Sacramento Calderón hizo gala de la humildad y sencillez que la describen, “haber sido la elegida para proferir este pregón es un honor que no merezco, soy una mujer sencilla que hace su labor en la vida como todos, pero por eso mismo, es como un regalo para mí”.

En ese momento, Calderón indicó que recibía este nombramiento como un regalo por tres razones: Primero, porque se siente orgullosa de ser daimieleña; segundo, por la expresión tan bella de la fe que supone la Semana Santa en la localidad; y en tercer lugar, porque la Semana Santa la acercó a conocer el corazón del Señor Jesús, la razón de ser de su vida, por lo que “ser la pregonera me permite compartir con los daimieleños mi fe”, concluía la religiosa.

Previamente a las palabras de la protagonista de la noche, la Banda Municipal de Música interpretaba cuatro marchas procesionales correspondientes a las cofradías y hermandades que tienen sus sedes canónicas en la parroquia de Santa María. Después, fue el turno de Rosa Amelia Terriza Campillo, encargada de presentar a la pregonera 2015, quien realizó una semblanza y reflexión sobre la figura de la Rda. Madre.

Pregón de Semana Santa de Daimiel 2014

Resultado de imagen de pregon semana santa de daimiel 2014

“Los daimieleños deben valorar más y vender al resto de España lo que tiene su pueblo”

Con una iglesia repleta y silenciosa comenzaba oficialmente la Semana Santa. En primer lugar, la Banda Municipal interpretó distintas marchas procesionales para que a continuación Ángel Expósito Mora subiera al púlpito de San Pedro Apóstol y divulgara el Pregón de la Semana Santa 2014 en Daimiel. Javier García Luengo, Profesor titular de la Universidad de Oviedo, fue el encargado de introducir el acto y presentar al protagonista de la noche. Los primeros bancos estaban ocupados por el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, el consiliario de la Junta de Hermandades, Don Eulalio Asensio y el presidente de la misma, Ramón Galiana. Expósito les agradeció su presencia y con alabanzas hacia el pueblo de Daimiel, que horas antes había visitado, Expósito comenzó un pregón ameno y directo que mantuvo al público atento en todo momento.
 
A pesar de que el listón de sus predecesores estaba “muy alto”, como el mismo pregonero afirmó, el periodista supo abordar un pregón que se sustentó en tres pilares, la Semana Santa, la historia del pueblo de Daimiel y su comarca y el patrimonio de la misma. De este modo, el comunicador comenzó lanzando un mensaje a los presentes, y es que “la Semana Santa de Daimiel es una de las grandes desconocidas dentro del conjunto de semanas santas españolas, por lo que deben vender a sus ‘coloraos’, ‘moraos’, ‘blancos’, ‘negros’, ‘corbatos’ y ‘capuchinos’ al resto de España, ya que siempre se mira hacia los mismos puntos en estos días obviando una Semana Santa tan bella y que deben exportar sintiéndose muy orgullosos de lo que son y han sido”.
 
Su discurso continuó a través de la historia de Daimiel y su comarca, nombrando sus hitos y el patrimonio más emblemático de la ciudad, como la Motilla del Azuer o el Parque Nacional de Las Tablas, abogando porque “el pueblo de Daimiel valore más y promocione los tesoros que esconde” aseguraba Expósito.
 
A partir de este punto, el periodista encauzó su pregón atendiendo a la actual situación de crisis en España y en el mundo. Así pues, Expósito afirmaba que “asistimos a tres crisis superpuestas, de menor a mayor importancia, sufrimos una crisis política e institucional, una crisis económica de la que saldremos y por último, una crisis total de valores y principios muy importante y de la que nos va a costar mucho trabajo salir”. El periodista explicaba que cuando habla de crisis de valores se refiere a que “cuando vemos el paro juvenil, la corrupción, la delincuencia, la inmigración o la pobreza, todo ello es el resultado de una sociedad injusta que hemos creado los adultos por motivo de esa crisis de valores y principios”. Por ello, aludía a que “la Semana Santa es una época ideal para repensarse muy bien las cosas y remover alguna conciencia, y desde este punto he planteado mi pregón” aseguraba Expósito.
 
En este sentido y finalizando su discurso, Expósito abogó “porque la Semana Santa no dure sólo siete días, sino que dure 358 más y que todo lo que uno reconsidera durante este periodo de reflexión se prolongue durante todo el año, de este modo, se podrá salir de la actual situación que atraviesa España”. Momento en el que los aplausos ocupaban un primer plano en el templo reconociendo la buena oratoria del pregonero, donde tanto autoridades, representantes de las hermandades y público en general se acercaron hacia el periodista para transmitirles su más sincera enhorabuena. Así concluía una de las citas importantes que abren paso a siete días en los que la Semana Santa es la principal protagonista.
 

PREGÓN SEMANA SANTA DE DAIMIEL 2013

 Resultado de imagen de pregon semana santa de daimiel 2013

Daimiel abre su Semana Santa con el pregón del cardenal Carlos Amigo:

Una abarrotada parroquia de Santa María daba cuenta de las ganas que tenía Daimiel de escuchar al cardenal Carlos Amigo, más si cabe después de haber intentado que pregonará la Semana Santa en años precedentes y de que, cuando ya estaba todo cerrado para este 2013, el Cónclave que ha elegido al Papa Francisco pudiera haber truncado este anhelo. Pero “Dios siempre llega puntual, por lo menos para Daimiel”, tal y como señaló el propio Carlos Amigo a los periodistas con los que conversó minutos antes de pronunciar su pregón. En él también incluyó una breve referencia a lo sucedido en Roma en estas últimas semanas cuando, al introducir unas palabras del nuevo Pontífice, se preguntó irónicamente: ¿ah, pero ha habido Cónclave?, ante la lógica expectación que suscitó y sigue suscitando el relevo en la silla de Pedro.

Sí ahondó más sobre este asunto durante el encuentro previo que mantuvo con los medios de comunicación y donde reconoció “las emociones particulares” que, por su antigua y consolidada amistad, le despertó la elección del nuevo pontífice y que sus referencias “a no tener miedo a la misericordia y a la ternura” le habían inspirado en su pregón. A preguntas de los periodistas sobre la impronta de este pontificado, el cardenal Carlos Amigo recalcó que “como Dios es el que organiza todas las cosas, siempre llega con el pan que necesitamos” y, en relación al histórico encuentro entre Benedicto XVI y el Papa Francisco, comentó que “los dos estarán fortalecidos” por una reunión donde, entendía, “se evita la solemnidad y la agenda y se habla de aquello que se necesita hablar con un amigo”. Por otro lado, desveló que en su juventud había estado una vez en Las Tablas y que aunque no había estado nunca Daimiel su nombre le era familiar gracias a “un daimieleño, llamado Miguel, que nos echaba una mano en el convento de Madrid” donde estudió y que “ya pudiera pasar lo que fuera, que cuando llegaba la Semana Santa, Miguel se venía a su pueblo, y nos dejaba en cuadro”, relataba. Y es que, como también desarrolló en el pregón, “hablar de Daimiel es hablar de su Semana Santa”.

Así, derrochando unas grandes cualidades de orador, fue insertando cada unas de las ocho cofradías y hermandades locales y sus respectivas señas de identidad en una invitación a seguir el camino de Cristo porque “sin Él se vive en la profunda tristeza de la soledad”. Una invitación para la que pidió “dejar atrás el egoísmo y pensar más en la felicidad de los demás” y en la que colocó en lugar preferente la trasmisión de Fe que se cultiva en las familias cristianas. Acabó el pregón, y el imaginario viaje de Don Quijote y Sancho Panza a Daimiel en el que se apoyó para hilvanar sus reflexiones, recordando a la Patrona, la Virgen de las Cruces, y exhortando a que, concluida la Semana Santa, “sigamos haciendo la Caridad y rezando a Dios”. 

De quienes han sido pregoneros en la Semana Santa de Daimiel

Nos remontaremos al año 1983, en él  nuestro pregonero fue DON RAMÓN BELLO BAÑÓN, el cual empezó su pregón como sigue:”Con los vientos de marzo y las lluvias de abril, los niños de Daimiel heredan cada año largas túnicas blancas, rojas, negras o moradas…”

Al año siguiente, 1984, DON RAFAEL, OBISPO DE CIUDAD REAL empezó de esta forma su pregón:”Deseo iniciar mi “pregón” o proclamación de la Semana Santa de Daimiel, recordando estas palabras de N.S. Jesucristo dirigidas a Marta…”

EL SR. GUTIÉRREZ MELLADO, nos hizo de pregonero en el año 1985:”Autoridades, hombres y mujeres de Daimiel, queridos amigos: agradezco profundamente las palabras que me ha dedicado el secretario de la Junta de Hermandades, se que han estado presididas por la sinceridad y el afecto, pero yo quería que no vierais en mi, más que a un español más…”

En el año 1986 DON ANTONIO ASTILLEROS BASTANTE, Vicario Episcopal de Madrid: “Quiero expresaros, ante todo, mi gratitud por haberme confiado el pregón de nuestra Semana Santa.

Ser pregonero en Daimiel es un honor…”

DON TARSICIO GONZÁLEZ MOLINA fue nuestro pregonero en el año 1987, y empezó diciendo:” Sean mis primeras palabras de agradecimiento por su asistencia a estos actos y de saludo cordial a todos los daimieleños y visitantes aquí reunidos…”

En 1988 lo fue de la Semana Santa de Daimiel el SR. JAVIERRE.

Al año siguiente, DON LUIS LÓPEZ QUIÑONES que empezó rogando se le perdone por: “Ruego perdonen inicie este pregón de la Semana Santa de Daimiel hablando de mí. Ello puede dar sensación de soberbia, pero créanme que conscientemente mis intenciones no tienen nada que ver con esta pretensión…”

1990 fue el año  en el cual fue pregonero CARLOS CANO superior del Convento de los pasionistas de Daimiel:”Hombres y mujeres de Daimiel, miembros de la Junta de Hermandades, autoridades, amigos todos.

Es para mi una gran satisfacción, un honor y una gracia, presentarme ante vosotros…”

1991 vio como lo hizo DON AGUSTÍN DÍAZ DE MERA GARCÍA CONSUEGRA senador por Ávila e hijo de Daimiel:”Gracias Sr. presentador, su generosa interpretación de mi “media vida”, ni siquiera exagerando, por cortesía y paisanaje, constituyen credencial suficiente para presentarme hoy en mi pueblo, ante mis amigos, ante mi familia, y sobre todo ante ti Señor…”

En 1992 DON EDUARDO GIL DE MURO el once de abril en la parroquia de San Pedro, comenzó diciendo:”La primera vez que vine a Daimiel, era cuando yo andaba por tierras americanas y me había metido en el fregado de los cursillos de cristiandad…”

En Santa María la Mayor, en el año  1993, nos honró con su pregón DON VICENTE POZUELO ESCUDEROS hijo de daimieleños y habitante de nuestro pueblo en sus años mozos, a las ocho treinta de la tarde del día tres de abril empezó diciendo:”Quiero agradecer a la Junta de Hermandades de la Semana Santa de Daimiel el honor de su invitación a la proclamación de este pregón. Y personalizo, para todo Daimiel, en Ramón Díaz de Mera García-Consuegra, Presidente, en Victoriano González-Mohino, en Anastasio Terriza, En mi sobrino Joaquín Martín Consuegra y en Ángel Arcís García-Muñoz, todos menos uno con apellidos compuestos. El apellido compuesto es una de las características de los hombres y mujeres de Daimiel…”

En el año de 1994 nos honró con su presencia la magistrada  daimieleña Carmen Pilar Catalán Martín de Bernardo.

Que hayan sido todos los pregones,  para cultivar la espiritualidad de los daimieleños y que los venideros así lo sean también, con el fin de hacer año tras año más grande nuestra SEMANA SANTA.

Pero no están todos los que fueron, ni todo lo que nos han dicho y transmitido, que ha sido mucho y aprovechable, enumero la pléyade de grandes hombre y mujeres que han hecho posible la grandeza de la Semana Santa de Daimiel, claro está, entre lo fundamental de la propia Semana de Pasión.

Manuel Chacón Secos (1947),    Francisco Hdez Borondo (1948),   Carlos Calatayud Gil (1949), Andrés Mejía Ráez (1950), José M. Martínez Val (1951), Edmundo Rguez Huescar (1952), Francisco Pérez Fernández (1954), Joaquín Rabinal del Val (1955),   Ricardo Ibánez Gerez (1956), J. Luis Zamanillo González (1957), José M. Valiente Soriano (1958), José M. Condón Fernández (1959), Jesús García-Villarrubia  Fernández (1960),  Emilio Garzás Sánchez (1961),  Fernando Cotta Márquez (1963), Carlos Calatayud Maldonado (1964), Hermenegildo Moreno Ser (1965),  Bernardo Herráez Rubio (1966),  Manuel Chacón Secos (1968),  Francisco Pérez Fernández (1969),  Manuel Berlanga Barba (1970), Carlos Lledo López O.P (1971),  Rafael García García (1972), Manuel Martín Bernardo Gutiérrez (1973),  Marciano Cuesta Polo (1974),      Daniel Céspedes Navas (1975), Pedro Peral Martín (1976),  José R. Alonso R.Nadales (1977), José López Martínez (1978), Rafael Fernández Pombo (1979),  Isabel Montejano (1980), Montero  José A Trillo López (1981),  Emilio Romero Gómez (1982),  Ramón Bello Bañón (1983),  Rafael Torrija Fuente (1984),  Manuel Gutiérrez Mellado (1985),  Antonio Astilleros Bastante (1986), Tarsicio González Molina (1987),   Javierre (1988),  Luis López Quiñónez (1989),  Carlos Cano C.P. (1990),  Agustín Díaz de Mera García Consuegra (1991),   Eduardo Gil de Muro (1992), Vicente Pozuelo Escudero (1993), Carmen Pilar Martín de Bernardo (1994), Ángel Martínez Carmona (1995), Matías Prats (1996), Manuel Martín de la Sierra García-Carpintero (1997), Paloma Gómez Borrero (1998), Vicente Páez Muñoz de Morales (1999), Jesús Sevilla Lozano (2000), Miguel Galanes (2001), Monseñor Asenjo (Secretario de la Conferencia Episcopal) (2002), D. Carlos Moreno Millan (presidente de la sala nº 1 de la magistratura de Murcia) (2003). D. Antonio Algora (Obispo de Ciudad Real) (2004). D. Vicente Carranza Escudero (2005). D. Miguel Esparza Fernández (Vicario Diócesis de Ciudad Real) (2006). Dª Mª Ángeles Fernández Muñoz (Periodista, directora de últimas palabras de la 2 en TVE) (2007). D. Manuel González López de Corts – Pbro. (Madrid) (2008). D. Adolfo Becerra Sanroma (licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona) (2009). D. Fernando Rabanal (cargo del Superior Provincial de los Padres Pasionistas) (2010). D. José María Álvarez del Manzano-López del Hierro (2011). Enrique Galán Ruedas Nació en Valverde (2012). Monseñor Carlos Amigo Vallejo (2013). D. Ángel Expósito Mora (Cope) (2014). Sacramento Calderón Rodríguez de Guzmán (2015). D. Manuel Barrajón (2016).