Son muchos los aspectos destacables de la Semana Santa de Daimiel: su profundo carácter popular le imprime sin lugar a dudas un sello de autenticidad muy especial, todo el pueblo se impregna del sentimiento religioso que en estas fechas invade la población y participa de un modo u otro en la celebración, bien como espectador mudo de todas las celebraciones que tiene lugar esa Semana de Pasión, o bien como cofrade penitente que realiza de manera callada los desfiles penitenciales.

La calidad de las obras que procesionan, es otro de los aspectos destacable de nuestra Semana Santa, las imágenes que hoy se conservan son un claro ejemplo de la gran calidad de las esculturas que durante siglos procesionaron por nuestras calles.

De algunas de estas obras, si cabe las mas emblemáticas, se desconoce el autor, pero esto no es obstáculo para poder apreciar en ellas que se trata de obras de primera fila que debido a su antigüedad y a la perdida de la documentación han dejado en el camino su autoria.

Las esculturas que se poseen posteriores a la Guerra Civil son también sin lugar a dudas obras de indudable valor, son varios ejemplos que hay, por enumerar algunos, diremos que Daimiel cuenta con numerosa producción del escultor sevillano Antonio Castillo Lastrucci, considerado uno de los mejores imagineros de la posguerra.

En cuanto a los imagineros mas contemporáneos también contamos con muy buenos ejemplos: Faustino Sanz Herranz, Luis Medina o Luis Alvarez Duarte son, por citar algunos, representantes de la mejor escultura procesional que se ha hecho en las ultimas década. También escultores de gran prestigio han sido los encargados de restaurar algunas de nuestras esculturas como el madrileño Federico Coullaut Valera o el cordobés Francisco Romero Zafra.

Destacable es el rigor y el fervor con que se vive esta celebración, siendo esto otro de las características que conforman nuestra Semana Santa.

El hecho de que la celebración de la Semana Santa de Daimiel se desarrolle de manera cronológica, las cofradías desfilan siguiendo el orden de la Pasión de Cristo según se narra en los evangelios, es sin lugar a dudas un elemento reseñable. La antigüedad de las cofradías, arrancando en el siglo XVI, continuando en los siglos XVII Y XVIII nos habla de una tradición centenaria de cofradías y cofrades, donde a través de la documentación conservada en archivos tenemos la oportunidad de conocer por sus ordenanzas de que manera era vivida la Semana Santa en siglos anteriores y poder trazar una evolución desde esos siglos hasta nuestra época actual.

Ademas de los actos religiosos que se celebran en la Semana de Pasión, y que son el eje fundamental de esta conmemoración, existen un gran numero de eventos culturales, desarrollados paralelamente, y que cuentan con gran tradición y aceptación entre los ciudadanos.

Unos de los actos mas destacado es el Pregón de Semana Santa, que siempre cuenta con la presencia de ilustres personalidades como D. Matias Prats, D. Manuel Guitierrez Mellado, o Dña. Paloma Gomez Borrero entre otros muchos. concebir plenamente esta celebración no es posible sin la “Música de Semana Santa”, que ayuda al fiel a sentir aun mas ese fervor al ver procesionar las imágenes y engrandece esa solemnidad que acompaña nuestros desfiles procesionales.

Tradicional es la celebración de concierto de Semana Santa que se realiza en el Teatro Ayala y donde la Banda Municipal de Música de Daimiel interpreta las distintas marchas de todas las cofradías, así como la recuperación del Certamen de Cornetas y Tambores.

Por otra parte, una de las tradiciones mas arraigadas en estas fechas esta relacionada con la gastronomía, con platos muy característicos de la Semana Santa, que año tras año podemos degustar, mencion especial de los dulces típicos, que hacen deleitar nuestro paladar. Todos estos aspectos fueron determinantes para que en el año 2002 la Semana Santa de Daimiel fuera Declarada como fiesta de interés turístico regional, logrando así una distinción y reconocimiento ansiado y deseado por muchos daimieleños desde mucho tiempo atrás. Así, Daimiel ve como su población se dobla literalmente cuando se acercan las fechas de Semana Santa.

Y es que todas aquellas personas, que por motivos de trabajo fundamentalmente, tuvieron que marcharse, vuelven a nuestro municipio, movidas por la fuerza que en ellos despierta la Semana Santa, desde la tradición, la religión y la celebración de esta fiesta de conmemoración de muerte y pasión de Cristo que se celebra todos los años por la calles de nuestra localidad.

En definitiva, estos son algunos de los aspectos destacables de nuestra Semana Santa, que en el interior de esta pagina web tendremos la oportunidad de desarrollar.

Veremos esa tradición popular a la que se hacia referencia, origen, historia y devenir de esta celebración, así como actos que componen la Semana Santa y su conmemoración.