TEMPLOS

Iglesia de San Pedro Apóstol

Declarada Bien de Interés Cultural en 1989.

Nació como consecuencia del crecimiento de la localidad y la licencia del emperador Carlos V el 10 de febrero de 1542. Situada en la plaza del mismo nombre.

De planta de cruz latina, orden dórico, bóvedas de ladrillo y arcos torales en piedra; en crucero y ábside las bóvedas son de crucería. Poseía un gran retablo barroco destruido por los republicanos en la Guerra Civil, el actual es obra del escultor Alfredo Lerga Victoria, inaugurado en 1948.

En el ábside hay algunas pinturas modernas realizadas por el daimieleño Juan D’opazo. Al altar mayor abren dos puertas, la de la derecha se dirige a la Capilla del Pilar, y la de la izquierda conduce a la sacristía. Durante el S. XVIII se construyeron dos coros: uno alto, que todavía se conserva actualmente y, otro bajo ya desaparecido. Tiene dos puertas, la puerta principal y otra a los pies de la nave de estilo renacentista recientemente restaurada. La torre es de planta cuadrada en final octogonal.

De mediados del S. XVII, fundado en la antigua ermita de la Santísima Trinidad, con autorización del Rey Felipe IV. De origen renacentista son notables sus ejemplos de arquitectura civil y popular decimonónicos, de dos plantas, zócalos y bases de piedra, entablamento y cornisa de revoco y restos de ladrillo. Residen en él algunas monjas de clausura. Se podría visitar en plaza y calle del mismo nombre.

Situada al final de la calle Jesús, en una pequeña y coqueta plaza se encuentra la ermita de La Paz, antiguo Convento de religiosas Carmelitas descalzas desde 1615.

Iglesia de Santa María la Mayor

La Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor es el edificio más antiguo de Daimiel. Su origen se remonta al siglo XIV de origen templario.

Debido a que se han hallado multitud de huellas de esta orden. Reconstruida y ampliada en épocas posteriores por la Orden de Calatrava. En la fachada norte, se encuentra la Puerta de la Umbría, de arco ojival con dos arquivoltas, en la fachada de poniente, existe otra puerta, de arco gótico, tapiada, y en la fachada del mediodía está la Puerta del Sol, protegida por un pórtico de tres arcadas con arco acortinado de origen renacentista. La torre esta dividida en tres cuerpos, reconstruida en 1818.

Ermita de la paz 

Daimiel cuenta con buenos ejemplos de arquitectura conventual. La iglesia de la Paz, que tenía anejo el convento, perteneció en un primer momento a los Carmelitas Descalzos para luego pasas a las monjas Carmelitas Descalzas.

Su primera construcción se fecha hacia el año 1507, pero luego fue reformada en época barroca. La fachada sigue el esquema típico de este tipo de arquitectura conventual del momento: su fachada rectangular consta de puerta adintelada, sobre ella el escudo de la orden y sobre éste una ventana que ilumina el coro. Se remata el conjunto con un frontón triangular con óculo.

En el interior la planta es de cruz latina sin capillas laterales, el crucero se cubre con cúpula. Aquí encontramos la escultura de Jesús Nazareno, perteneciente a la cofradía del mismo nombre que desfila en la Semana Santa Daimieleña, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.

Ermita del Cristo de la Luz

Su construcción se inicia en el año 1738, cuando el sacerdote daimieleño don Dionisio de Montealegre consiguió una autorización del Arzobispo de Toledo, don Luis de Borbón, para edificar un santuario y mediante limosnas y ofertorios se reunió el dinero suficiente para el inicio de las obras.

Las características arquitectónicas siguen los mismos parámetros que el resto de iglesias barrocas de la localidad. En el interior destaca el retablo en el altar mayor obra del tallista daimieleño Pedro López Villaseñor, de mediados del siglo XVIII.

En el año 1907 se funda la Congregación de la Pasión de Jesús, también llamados Padres Pasionistas. Es en esta fecha cuando se levanta el convento anejo donde, en la actualidad, residen los Padres Pasionistas.

 Ermita de San Roque

En las “Relaciones Topográficas mandadas hacer por Felipe II” se hace mención a ella como austera y de materiales toscos, y se dice: “edificada cuarenta años a esta parte”.

Su fundación posiblemente es anterior aunque su construcción data del siglo XVI. Tiene una nave larga y un crucero precedido de un gran arco ojival. Como característica de importancia, el ábside y el crucero están separados por una diferencia altimétrica, de techumbre cuadrada de estilo mudéjar, con vigas de madera a dos aguas y un espacio cuadrado en la cabecera cuyo centro está rematado por un artesonado con formas geométricas de estrellas entrelazadas. Sólo conserva una pequeña parte del artesonado renacentista original de estilo mudéjar.

El patio y el pórtico exterior se construyen en 1918.

Ermita de San Isidro

Ecce Homo o San Isidro: entonces contigua a la población. En 1635 Bartolomé Sánchez Felipe pidió licencia para construirla, con el fin de que los agricultores y hortelanos de las huertas de Gil Pérez pudieran cumplir con sus obligaciones espirituales.

Es una ermita pequeña, de planta de cruz latina y cabecera cuadrada sobre la que se eleva una cúpula de crucería sobre pechinas, la nave central y el crucero con arco ojival.

En el interior pilastras adosadas a cada una de las esquinas, en el ábside se sitúan las imágenes de San Isidro y de Santa María de la Cabeza. Cuando en 1562 se inventariaron su bienes, encontraron un cristo, la Virgen de la Soledad, un crucifijo pintado de negro y una cruz pequeña en el altar mayor, así como una tabla con la representación de las cinco caras de Dios.

Tenia una capellanía fundada por Alonso Aguirre. En 1798 pasa a denominarse Ermita de San Isidro, cuya imagen actual es del siglo XVII. Su culto data de 1622. Se le representa con un arado, una gavilla y espigas de trigo.

La devoción a San Isidro llegó a ser tan numerosa que las ferias y fiestas se celebraban en su honor. Estas fiestas tenían lugar en el mes de septiembre hasta que se cambiaron al mes de mayo entre los años 1885 y 1887. Hoy en día se continúa celebrando la fiesta del santo, patrón del barrio de San Isidro.

Monjas Mínimas

se funda en 1627 por iniciativa de María de Almansa, quien donó sus bienes con este fin. Se instauró sobre la antigua ermita de la Stma. Trinidad con la autorización de Felipe IV.

La fundadora pretendía que fuera de monjas dominicas, pero ante la imposibilidad de que fuera esta orden, se aceptó la orden de San Francisco de Paula. En 1670 se consigue nueva autorización para construir la actual iglesia. La planta de la iglesia es de estilo renacentista, de cruz latina con bóvedas y arcos de medio punto y cúpula en el crucero sobre pechinas. En su interior, un retablo central tallado como ornamentación.

En el margen interior de la derecha de la nave del crucero, se abre una pequeña capilla con arcos de medio punto en cada una de sus paredes sobre las que se encuentra una pequeña cúpula.

Santuario de Nuestra Señora de las Cruces

A través de estas líneas vamos a tratar de conocer algo más acerca de la iglesia y el Santuario de Nuestra Señora de las Cruces.

Es difícil, sin manejar documentación de archivo intentar trazar la historia, el devenir a través de los siglos del Santuario de nuestra Patrona. Sin lugar a dudas, será la documentación de archivo la que nos ayude a aportar nuevos datos acerca de la construcción y las transformaciones sufridas a lo largo de los siglos en el Santuario. Lo que haremos por tanto, será recurrir a las fuentes escritas que ya hay publicadas de otros autores que en momentos distintos de la historia se ocuparon, aunque
muchas veces de manera somera, de escribir sobre la Virgen de las Cruces o su Santuario. Contamos con documentación desde 1575, para posteriormente avanzar hasta finales del XIX (con Inocente Hervás y Buendía) y comienzos del XX con Bernardo Portuondo; todos ellos, en mayor o menor medida nos han dejado noticias acerca del Santuario tal y como lo vieron en su época.

Como decía, estas fuentes ya publicadas y de obligada consulta, nos hacen remontarnos (las más antiguas) al año 1575, cuando se redactan las Relaciones de los pueblos de España mandadas hacer por Felipe II. De la interesante descripción que se hace de nuestro pueblo, podemos encontrar una copia versificada de un relato escrito por un devoto de la Virgen en el año 1560, sobre la leyenda de la aparición de la Virgen a un muchacho en el año 1465. También encontramos aquí las primeras referencias acerca de la ermita del santuario.

Horarios de Misas

Iglesia de San Pedro Apóstol

Horarios
VERANO: De lunes a sábado de 19.30 a 20.30 / domingos y festivos de 9.30 a 12.30 y de 19.30 a 20.00H.
INVIERNO: De lunes a sábado de 18.30 a 19.30 / domingos y festivos de 10.30 a 12.30 y de 18.00 a 19.00H.

Iglesia de Santa María la Mayor

Horarios
VERANO: De lunes a sábado de 19.30 a 20.30 / domingos y festivos de 11.30 a 12.00 y de 19.30 a 20.30H.
INVIERNO: De lunes a sábado de 18.30 a 19.30 / domingos y festivos de 10.30 a 12.00H.

Iglesia de la Paz

Horarios
Viernes de 19.00 a 21.00 y domingo de 10.00 a 11.00.

Ermita del Cristo de la Luz

Horarios
VERANO: De lunes a sábado de 7.45 a 9.15 y de 19.00 a 21.00 / Domingos y festivos de 9.30 a 14.00H.
INVIERNO: De lunes a sábado de 7.45 a 9.15 y de 16.00 a 18.00 / Domingos y festivos de 9.30 a 14.00H.

Ermita de San Roque 

Horarios
VERANO: De lunes a sábado de 19.00 a 20.00 / domingos y festivos.
INVIERNO: De lunes a sábado de 18.00 a 19.00 / domingos y festivos de.

Ermita de San Isidro

Horarios
VERANO: De lunes a sábado de 10.30 a 11.30 / domingos y festivos.
INVIERNO: De lunes a sábado de 10.30 a 11.30 / domingos y festivos.

Monjas Minimas

Horarios
VERANO: De lunes a sábado de 9.00 a 10.00 / domingos y festivos.
INVIERNO: De lunes a sábado de 9.00 a 10.00 / domingos y festivos.

Santuario de la Virgen de las Cruces

Horarios
VERANO: De lunes a sábado de 12.00 a 13.00 / domingos y festivos.
INVIERNO: De lunes a sábado de 12.00 a 13.00 / domingos y festivos.

MAPA DE DAIMIEL 

Anuncios